Para que te coloques en el sitio correcto.

Nadie puede colocarse delante mía, detrás tuya, debajo suyo, encima nuestra o enfrente vuestro. En todo caso podrá colocarse delante de mí, detrás de ti, debajo de ellos, encima de nosotras o enfrente de vosotros. Y, por supuesto, puede ponerse alrededor nuestro, al lado suyo o en contra mía.

Leer más

Este pronombre le estamos empleando mal.

Porque hemos usado el pronombre de tercera persona, le, en lugar de la forma correspondiente, lo, para referirnos al complemento directo de la oración. Se trata de una incorrección denominada leísmo, relacionada con otras dos de características similares: el laísmo y el loísmo.

Leer más

A Marta no la digas eso, que está mal dicho.

Estamos ante un caso de laísmo, que significa que en esta frase hemos empleado el pronombre de tercera persona, la, en lugar de la forma correspondiente, le, para referirnos al complemento indirecto de la oración, aunque se trate de una persona de sexo femenino.

Leer más

Prever, prevenir y proveer. Tres verbos que generan confusión.

Los errores relacionados con estos verbos son de dos tipos: por un lado confundimos sus significados, especialmente los de prever y prevenir, y por otro lado algunas de las formas verbales de prever y proveer se “contagian” entre sí porque nos suenan muy parecidas.

Leer más
1 2 3 4 6