En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme

Publicada el

Cervantes no quería acordarse de ese “lugar de la Mancha”, pero nosotros queremos recordar en este Día del Libro al autor que nos ha dejado el más famoso ejemplo del uso de la palabra cuyo. Se trata de un determinante relativo posesivo que se emplea escasamente y no siempre de forma correcta.

 

¿QUÉ CLASE DE PALABRA ES CUYO?

Cuyo es un determinante relativo posesivo que relaciona dos palabras: un antecedente (lugar) que posee algo, con un sustantivo que se refiere a lo poseído por el antecedente (nombre). En el título nos referimos a un lugar que posee un nombre del que no queremos acordarnos.

 

Como se trata de un determinante, debe concordar en género y número con el sustantivo al que acompaña, por lo que presenta cuatro variables: cuyo, cuya, cuyos y cuyas:

– En un lugar de la Mancha de cuya localización no quiero acordarme.

– En un lugar de la Mancha de cuyas pobladoras no quiero acordarme.

 

Esta concordancia se da entre cuyo y el sustantivo que designa lo poseído (localización, nombre), pero no entre cuyo y el antecedente (lugar) que designa al poseedor. Si se trata de dos poseedores coordinados, el relativo se mantiene en singular y concuerda en género con el más próximo:

– En un lugar de la Mancha de cuya localización y nombre no quiero acordarme.

– En un lugar de la Mancha de cuyo nombre y localización no quiero acordarme.

 

EMPLEOS INCORRECTOS DE CUYO

1. Es incorrecto emplearlo en construcciones en las que el antecedente (poseedor) y el sustantivo determinado (lo poseído) son el mismo:

Estrenó un vestido para la boda cuyo vestido era rojo. → Estrenó un vestido para la boda cuyo color era rojo.

 

2. Es también incorrecto el uso de ciertos grupos preposicionales que empleamos como fórmulas fijas, tales como: en cuyo caso / a cuyo fin / con cuyo objeto / por cuya causa / a cuyo objeto / con cuyo motivo… y en los que el relativo cuyo pierde su valor posesivo:

No creo que venga mañana, en cuyo caso tendrás que sustituirme. → No creo que venga mañana y en tal caso (o en ese caso) tendrás que sustituirme.

 

3. También es incorrecto el fenómeno llamado quesuismo que consiste en sustituir el relativo cuyo por la secuencia que + su:

En un lugar de la Mancha del que su nombre no quiero acordarme.

 

Asimismo se considera quesuismo, aunque en sentido estricto no lo sea, el empleo de la secuencia que + él / ella / ellos / ellas:

En un lugar de la Mancha del que el nombre no quiero acordarme.

 

Como tenemos muy memorizado el ejemplo de El Quijote, estas variantes incorrectas que acabamos de señalar nos resultan muy extrañas, pero es posible que no nos suenen tan mal estos otros ejemplos, igualmente incorrectos:

Tengo un amigo que su madre es ingeniera de caminos. → Tengo un amigo cuya madre es ingeniera de caminos.

Tengo un amigo que la madre es ingeniera de caminos. → Tengo un amigo cuya madre es ingeniera de caminos.




Viñeta creada a partir de la obra de Mónica Roig.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Solo la utilizaremos si necesitamos responderte en relación a tu comentario.