Ya es la hora

Publicada el

Desde que aprendemos de pequeños a leer la hora, ya sea en relojes analógicos o digitales, todos sabemos expresar una hora concreta cuando hablamos. Las dudas se nos presentan, como casi siempre, al escribir. Así que vamos a presentar unas cuantas normas que nos ayudarán a escribir correctamente la expresión de las horas.

 

MODOS DE ESCRITURA DE LAS HORAS

Podemos escribir las horas con letras o con cifras, pero no es recomendable mezclar cifras y letras en una misma expresión.

 

1. La escritura de la hora con letras

Es el uso más recomendable y habitual en contextos que no exigen precisión y exactitud. El modelo más frecuente en este caso es el de doce horas y por eso deberemos aclarar a qué franja horaria nos referimos con expresiones como de la tarde, de la mañana, de la noche, de la madrugada:

– Nos veremos a las nueve y media de la mañana en la puerta de su oficina.

 

2. La escritura de la hora con cifras

Empleamos las cifras para escribir las horas con mayor exactitud. Por esta razón es más frecuente en este caso emplear el modelo de veinticuatro horas.

 

Para lograr la máxima precisión emplearemos cuatro dígitos y separaremos las horas de los minutos por dos puntos:

– Nos veremos a las 09:30 en la puerta de su oficina.

 

Fuera de los contextos técnicos se pueden emplear tres cifras cuando la primera es un cero y se puede usar el punto para separar horas y minutos:

– Nos veremos a las 9.30 en la puerta de su oficina.

 

Un error frecuente que debemos evitar es emplear la coma para separar la hora de los minutos, pues estaríamos indicando un decimal de hora: si para indicar las nueve y media escribimos las 9,30 estaríamos refiriéndonos realmente a las 9 horas y 18 minutos, pues 0,30 horas equivalen a 18 minutos. Sí es correcto emplear la coma para indicar fracción de hora cuando expresamos la duración de un periodo de tiempo:

– El proceso completo dura 3,5 horas.

 

También es posible acompañar la expresión horaria del símbolo h, separado por un espacio, después de los minutos.

– Nos veremos a las 9:30 h en la puerta de su oficina.

 

En las horas en punto se puede prescindir de los dos últimos dígitos, pero es obligatorio el uso del símbolo h (escrito sin punto salvo que cierre la frase):

– Nos veremos a las 9 h en la puerta de su oficina.

– Nos veremos en la puerta de su oficina a las 9 h.

 

Es muy importante recordar que en estos casos h es un símbolo y, a diferencia de las abreviaturas, no debe llevar punto, salvo que cierre la frase:

– Nos veremos a las 9:30 h en la puerta de su oficina.

 

En caso de emplear el modelo de doce horas, deberemos indicar la franja horaria a la que nos referimos con las abreviaturas a.m. (ante meridiem) y p.m. (post meridiem). Las doce del mediodía se indicarán con la abreviatura m. (meridies).

– Nos veremos a las 9:30 p.m. en la puerta de su oficina.

– Nos veremos a las 12 m. en la puerta de su oficina.

 

ADEMÁS

Los símbolos correspondientes a minutos y segundos son min y s respectivamente:

– Eran exactamente las 05 h 37 min 16 s.

 

La expresión en punto se emplea generalmente para las horas justas, sin minutos, pero también se puede emplear en otras horas con el sentido de ‘exactamente’:

– La emisión comenzó a las 10:15 en punto, como estaba previsto.

 

El verbo ser en la expresión de las horas debe concordar en número con la hora a la que se refiere:

Es la una y cuarto. → Son la una y cuarto.

Es la 01:15 p.m. → Son la 01:15 p.m.

Son las 13:15 h. → Es la 13:15 h.

 

En ningún caso se puede emplear el apóstrofo para indicar fracción de hora:

El proceso completo dura 3’5 horas.



Viñeta creada a partir de la obra de Mónica Roig.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La dirección de correo electrónico solamente será utilizada para responder a tu comentario.