La -cc- entra en acción.

Publicada el

Y no solo en acción, también en afección, contracción, infracción y en muchas otras palabras. Sin embargo, no entra en relación, afición, inflación… La duda sobre cómo escribirlas aparece porque generalmente no las diferenciamos en la pronunciación relajada. Veamos algunas reglas para la escritura de las palabras que acaban en -ción.

 

CASOS DE EMPLEO DE -C- y -CC-

Para saber cuándo debemos escribir estas palabras con c o con cc es importante remitirse a la familia léxica de la palabra en cuestión:

1. Se escriben con -cc- las palabras terminadas en -ción que tienen en su familia alguna palabra con -ct-, como en estos ejemplos:

– acción → acto

– elección → electorado

– adicción → adictivo

– conducción → conductora

2. Se escriben con una sola -c- las palabras acabadas en -ción que no tienen ninguna palabra con el grupo -ct- en su familia. En este caso, pueden tener en su familia un nombre o adjetivo acabado en -to, -ta:

– relación → relato

– concreción → concreta

– atribución → atributo

 

No cumplen esta regla las palabras cocción, confección, fricción y micción, que se escriben con -cc- aunque no tienen en su familia palabras con el grupo -ct-.

 

Estas normas se aplican, no solo a las palabras acabadas en -ción, sino también a sus derivadas. Así, accionariado contendrá -cc- por ser derivada de acción, en cuya familia está también actor, mientras que aficionada se escribe con la misma ortografía que afición, de la que deriva.

 

ADEMÁS

El grupo -cc- también puede aparecer en palabras no acabadas en -ción, como es el caso de acceso, occipital, eccema

 

Se considera un error de ultracorrección emplear -cc- en lugar de -c- en palabras como aficción, relacción, etc.

 

Un caso especial de esta duda ortográfica es el de la pareja formada por las palabras adición y adicción, correctas ambas:

– adición. Acción y efecto de añadir. Operación de sumar. Aceptación de una herencia.

– adicción. Dependencia de sustancias o actividades nocivas para la salud o el equilibrio psíquico. Afición extrema a alguien o algo.

 


Imágenes a partir de ilustraciones de Mónica Roig.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La dirección de correo electrónico solamente será utilizada para responder a tu comentario.