Presentación del libro en el Instituto Cervantes

Cocodrilos en el diccionario. Hacia dónde camina el español

Aunque publicado hace cuatro años, Cocodrilos en el diccionario es, en nuestra opinión, una obra que merece ser recomendada desde un blog como este, dedicado a quienes se preocupan por el correcto uso del español y que se preguntan, como sus autores, hacia dónde camina nuestra lengua.

 

¿Por qué Cocodrilos en el diccionario? Proponemos que sea el lector quien descubra la explicación de este sugerente y críptico título a lo largo de sus páginas. El subtítulo, por el contrario, es muy descriptivo y da idea clara de las intenciones de sus autores: el libro intenta describir cómo ha ido evolucionando nuestra lengua y cuál es el futuro que se puede prever, que no prevenir porque, en palabras de Víctor García de la Concha en el acto de presentación del libro en el Instituto Cervantes: “La lengua es del pueblo soberano, que hace y deshace, no de los filólogos ni los académicos”. Así que, y ahí va una pista sobre el título, algunos de los usos nuevos que hoy se consideran impropios podrían acabar, convertidos en cocodrilos, formando parte de la norma.

 

El punto de partida de la obra es el análisis del español actual espigando, dicen los autores, “algunas de esas marcas que caracterizan el español al comienzo de este nuevo siglo XXI”. La obra está organizada en cuatro grandes bloques a través de los que se abordan una gran cantidad de temas, de los cuales enumeramos algunos:

 

PRONUNCIACIÓN: seseo, ceceo, yeísmo, caída de la -d- intervocálica (cansao por cansado), pérdida de algunas consonantes finales…

GRAMÁTICA: Es el bloque más extenso: concordancia ad sensum, leísmo, laísmo, loísmo, quesuísmo, dequeísmo, las formas femeninas en los nombres de profesiones, los pronombres relativos, el empleo del se impersonal, las formas verbales irregulares, la confusión de partitivos y fraccionarios (onceava por décima primera)…

VOCABULARIO: La formación de palabras en español, la creación de neologismos, los extranjerismos… Dentro de este bloque hay un interesante apartado en el que se analiza cómo es y cómo debe utilizarse el diccionario. En él se intentan deshacer algunas falsas creencias, como que el diccionario legitima los vulgarismos (almóndiga, vagamundo o murciégalo).

DISCURSO: Se abordan los aspectos sociolingüísticos y pragmáticos así como los modelos conversacionales y las variaciones lingüísticas de los hablantes en función del contexto.

 

Parecería, por lo dicho hasta aquí, que estamos ante un manual de estilo más, pero el planteamiento de esta obra es diferente. Pongamos por ejemplo cómo se abordan los rasgos gramaticales, en los que se sigue este esquema:

Primero se presentan lo que los autores denominan “variantes en litigio” para referirse a aquellas formas ante las que el hablante muestra vacilación, como por ejemplo detrás de mí / detrás mío. A continuación se señalan cuáles son las formas preferidas por las autoridades normativas y después se explican las causas que justifican el origen de dichas variantes, agrupadas en tres grandes tendencias:

• La propensión de los hablantes a primar el significado. Así se explicaría por qué se emplea la llamada concordancia ad sensum en frases como La mayoría de los asistentes se sorprendieron, o el laísmo como un intento de marcar el género gramatical del complemento indirecto.

• La tendencia a simplificar y regularizar, que explica la aparición de formas como andó por anduvo, o dijistes por dijiste ya que las primeras serían las formas lógicas en cada caso.

• El intento de sacar más partido a los recursos de que se dispone, que explicaría la continua creación de adverbios acabados en -mente para indicar punto de vista, en lugar de modo.

Por último, se analiza la extensión actual de dichas formas “en litigio” y se hace un pronóstico de cuál es el “previsible desenlace” de esta confrontación, “siempre desde la idea de que lo correcto es un juicio social y, por tanto, cambiante”.

 

La obra mantiene un singular equilibrio de rigor científico desde un enfoque divulgativo desenfadado en el que tiene gran importancia el humor y con una clara intención de mostrar sin juzgar ni sancionar. Por ello emplea una gran cantidad de ejemplos, datos, tablas comparativas, muestras, extraídos de diversas y variadas fuentes —desde las académicas a las redes sociales— y salpicados de chistes y expresiones populares.

 

Por último, aunque los autores reconocen que la mayoría de sus observaciones se refieren al español europeo, no por ello dejan de recordarnos que los españoles representamos apenas el diez por ciento de los hablantes del español. Así, en el apartado dedicado al diccionario, se revisa la queja de un usuario de twitter por haber recogido en su última edición la palabra amigovio, pues alega que se emplea poco en español, a lo que los autores responden que amigovio, voz muy común en Argentina, Uruguay y Paraguay, podría ser una voz familiar para nada menos que 175 millones de hablantes.

 

Cocodrilos en el diccionario. Hacia dónde camina el español.
Julio Borrego Nieto (director), Lorena Domínguez García, Rebeca Delgado Fernández, Álvaro Recio Diego, Carmela Tomé Cornejo.
(Instituto Cervantes, 2016).

 

Foto: Instituto Cervantes
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La dirección de correo electrónico solamente será utilizada para responder a tu comentario.