Para que no haya dudas

Esa es la forma correcta de elaborar la frase: con el verbo en singular, aunque dudas sea un sustantivo en plural. No es infrecuente escuchar: “Para que no hayan dudas”, pero es una construcción incorrecta que vamos a intentar corregir.

 
En estos ejemplos podemos ver otros casos incorrectos similares al del título, expresados en forma negativa y acompañados de otra expresión en forma afirmativa y construida de forma correcta:

– Nohabían temas que discutir, había asuntos que debatir.

– Nohubieron problemas, hubo soluciones.

– Nohabrán quejas, habrá felicitaciones.

– Nopueden haber complicaciones, puede haber negociaciones.

– Nodeberían haber tristezas, debería haber alegrías.

 
En las formas incorrectas que aparecen en forma negativa el error se produce cuando se intenta concordar el verbo haber con los elementos que aparecen en plural (temas, problemas, quejas, complicaciones, tristezas), tomándolos como sujetos de la oración. Estos elementos que aparecen en plural no son los sujetos sino los complementos directos del verbo haber en cada una de las oraciones.
 
La explicación es que el verbo haber, cuando se emplea como verbo independiente o verbo auxiliado en una perífrasis, es un verbo impersonal, que no admite sujeto y que se conjuga siempre en la tercera persona de singular (hay, había, hubo, habrá, habría, haya, hubiera).
 


Imágenes a partir de ilustraciones de Mónica Roig.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La dirección de correo electrónico solamente será utilizada para responder a tu comentario.