Si quieres echar algo, primero echa la h

Si quieres echar algo, primero echa la h

Publicada el

El verbo hacer y el verbo echar coinciden en tres formas: hecho, hecha, hechas frente a echo, echa, echas, que suenan igual, pero no deben confundirse en la escritura. Vamos a aprender a diferenciarlas para usarlas correctamente.

 

HECHO, DE HACER

hecho, hecha, hechas corresponden a la familia del verbo hacer:

a) hecho, como participio de hacer, se emplea en las formas compuestas:

– ¿Has hecho lo que te dije?

– ¿Quién te ha hecho ese jersey?

Para evitar errores, podemos sustituir esta forma por el participio de un verbo de significado equivalente: producir, crear, cometer, elaborar, componer, realizar, construir, fabricar, confeccionar, ejecutar…:

– ¿Has realizado lo que te dije?

– ¿Quién te ha confeccionado ese jersey?

 

b) hecho también puede ser un sustantivo. Se distingue porque va precedido de un determinante: el hecho, aquel hecho, un hecho, cualquier hecho; y puede ponerse en plural: los hechos, aquellos hechos, unos hechos.

– Aquel hecho nos conmovió a todos.

En este caso puede sustituirse por sinónimos como: suceso, acción, situación, circunstancia

– Aquel suceso nos conmovió a todos.

Con esta función de sustantivo lo empleamos frecuentemente en expresiones como “de hecho”, o “ser un hecho”:

– No la conozco; de hecho, no la he visto en mi vida.

– La comunicación está cambiando. Eso es un hecho.

 

c) hecho, hecha y hechas, actúan de adjetivos en oraciones como:

– El trabajo ya está hecho.

– Ya tengo hecha la comida de hoy.

– Las patatas quedaron muy hechas.

Los sinónimos en estos casos pueden ser: acabado, terminado, realizado, pasado, preparado

– El trabajo ya está acabado.

– Ya tengo preparada la comida de hoy.

– Las patatas quedaron muy pasadas.

 

Como adjetivo, empleamos esta forma en las expresiones eso está hecho o dar por hecho:

—¿Me ayudarás con el informe? —Eso está hecho.

– No des por hecho que vayamos a ganar este partido.

 

ECHO, DE ECHAR

echo, echa, echas corresponden a la familia del verbo echar: Se trata concretamente de la 1.ª, 2.ª y 3.ª persona del singular del presente de indicativo del verbo echar, y 2.ª persona del singular del presente de imperativo (echa).

– Yo nunca echo vinagre a las ensaladas.

Echa los envases al contenedor amarillo.

– Si los echas a la basura orgánica, no ayudas al reciclaje.

Para evitar errores, podemos conmutarlo por verbos de significado equivalente tales como: arrojar, depositar, despedir, eliminar, expulsar, lanzar, poner, tirar, soltar…:

– Yo nunca pongo vinagre a las ensaladas.

Deposita los envases al contenedor amarillo.

– Si los arrojas a la basura orgánica, no ayudas al reciclaje.

 

El verbo echar se emplea además como parte de locuciones como echar de menos, echar en falta o echar a perder:

– Si desconectas el frigorífico, la comida se echa a perder.

Echo de menos tu compañía, querido amigo.

 

También se emplea como parte de la perífrasis echar(se) a + infinitivo (echarse a reír, echarse a llorar, echar a andar, echar a correr…), que indica comienzo de una acción:

– Deja de quejarte y echa a andar de una vez.

– Cuando me dicen eso, me echo a reír.

 

ADEMÁS…

Todo lo dicho para los verbos hacer y echar se puede aplicar a sus derivados: deshacer, desechar, rehacer.



Viñeta creada a partir de la obra de Mónica Roig.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Solo la utilizaremos si necesitamos responderte en relación a tu comentario.