Si quieres echar algo, primero echa la h

El verbo hacer y el verbo echar coinciden en tres formas: hecho, hecha, hechas frente a echo, echa, echas, que suenan igual, pero no deben confundirse en la escritura. Vamos a aprender a diferenciarlas para usarlas correctamente.

 

HECHO, DE HACER

hecho, hecha, hechas corresponden a la familia del verbo hacer:

a) hecho, como participio de hacer, se emplea en las formas compuestas:

– ¿Has hecho lo que te dije?

– ¿Quién te ha hecho ese jersey?

Para evitar errores, podemos sustituir esta forma por el participio de un verbo de significado equivalente: producir, crear, cometer, elaborar, componer, realizar, construir, fabricar, confeccionar, ejecutar…:

– ¿Has realizado lo que te dije?

– ¿Quién te ha confeccionado ese jersey?

 

b) hecho también puede ser un sustantivo. Se distingue porque va precedido de un determinante: el hecho, aquel hecho, un hecho, cualquier hecho; y puede ponerse en plural: los hechos, aquellos hechos, unos hechos.

– Aquel hecho nos conmovió a todos.

En este caso puede sustituirse por sinónimos como: suceso, acción, situación, circunstancia

– Aquel suceso nos conmovió a todos.

Con esta función de sustantivo lo empleamos frecuentemente en expresiones como “de hecho”, o “ser un hecho”:

– No la conozco; de hecho, no la he visto en mi vida.

– La comunicación está cambiando. Eso es un hecho.

 

c) hecho, hecha y hechas, actúan de adjetivos en oraciones como:

– El trabajo ya está hecho.

– Ya tengo hecha la comida de hoy.

– Las patatas quedaron muy hechas.

Los sinónimos en estos casos pueden ser: acabado, terminado, realizado, pasado, preparado

– El trabajo ya está acabado.

– Ya tengo preparada la comida de hoy.

– Las patatas quedaron muy pasadas.

 

Como adjetivo, empleamos esta forma en las expresiones eso está hecho o dar por hecho:

—¿Me ayudarás con el informe? —Eso está hecho.

– No des por hecho que vayamos a ganar este partido.

 

ECHO, DE ECHAR

echo, echa, echas corresponden a la familia del verbo echar: Se trata concretamente de la 1.ª, 2.ª y 3.ª persona del singular del presente de indicativo del verbo echar, y 2.ª persona del singular del presente de imperativo (echa).

– Yo nunca echo vinagre a las ensaladas.

Echa los envases al contenedor amarillo.

– Si los echas a la basura orgánica, no ayudas al reciclaje.

Para evitar errores, podemos conmutarlo por verbos de significado equivalente tales como: arrojar, depositar, despedir, eliminar, expulsar, lanzar, poner, tirar, soltar…:

– Yo nunca pongo vinagre a las ensaladas.

Deposita los envases al contenedor amarillo.

– Si los arrojas a la basura orgánica, no ayudas al reciclaje.

El verbo echar se emplea además como parte de locuciones como echar de menos, echar en falta o echar a perder:

– Si desconectas el frigorífico, la comida se echa a perder.

Echo de menos tu compañía, querido amigo.

También se emplea como parte de la perífrasis echar(se) a + infinitivo (echarse a reír, echarse a llorar, echar a andar, echar a correr…), que indica comienzo de una acción:

– Deja de quejarte y echa a andar de una vez.

– Cuando me dicen eso, me echo a reír.

 

ADEMÁS…

Todo lo dicho para los verbos hacer y echar se puede aplicar a sus derivados: deshacer, desechar, rehacer.


Imágenes a partir de ilustraciones de Mónica Roig.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La dirección de correo electrónico solamente será utilizada para responder a tu comentario.