Lo hallarás allá donde lo haya

Vamos a trabajar ahora con cuatro palabras que nos inducen a errores en su escritura: aya, halla y haya, que son muy parecidas en la pronunciación, y allá que, aunque suena diferente porque es aguda, comparte los mismos sonidos que las otras tres.

Las estudiaremos, pues, en dos bloques:

1. allá es un adverbio de lugar (podría reemplazarse por allí, aquí o ahí). Su pronunciación no coincide con la de las otras tres palabras que nos ocupan ya que es una palabra aguda acabada en vocal y se escribe por ello con tilde.

– Coloca eso allá (allí, aquí, ahí) sobre la mesa.

 

2. El segundo bloque lo componen aya, haya y halla que guardan entre sí un gran parecido fonético pues las tres son palabras llanas, la h es muda y la mayoría de hablantes no diferencian la pronunciación de la y y la ll.

a) aya es un sustantivo femenino que significa ‘mujer encargada en una casa del cuidado y educación de los niños o jóvenes’. Se trata de una palabra que tiene un uso bastante reducido:

– El aya que cuidaba a los niños se llamaba Ángela.

 

¡Ojo! Decimos el aya, como el águila, el hambre o el agua, pero cuando insertamos un adjetivo entre el artículo y el nombre, la concordancia debe establecerse en femenino:

La vieja aya que cuidaba a los niños se llamaba Ángela.

 

b) haya puede ser un sustantivo o un verbo:

● Como sustantivo, designa un tipo de árbol. Este dato nos ayudará a evitar el error:

– Los bosques de hayas se llaman hayedos.

 

● Como verbo, es la forma de primera o tercera persona del singular del presente de subjuntivo del verbo haber. La empleamos como verbo auxiliar (por lo tanto seguida de un participio) para formar el pretérito perfecto de subjuntivo del verbo que se esté conjugando:

– Quien haya recogido, se puede marchar.

– Es una suerte que nos haya tocado el premio.

o como verbo de una oración impersonal:

– Busca un sitio tranquilo, donde no haya ruidos.

 

c) halla es la forma de la tercera persona del singular del presente de indicativo, o la segunda persona (tú) del singular del imperativo, del verbo hallar(se), que significa ‘encontrar(se)’:

– La catedral se halla en obras.

– Luisa, halla una solución cuanto antes.

 

UN TRUCO ÚTIL

halla y haya son las dos formas que más dudas y errores suscitan cuando se usan con su valor verbal. Precisamente por eso, un truco que puede ayudarnos es “hablar como los indios”. Obsérvese cómo resultan los ejemplos anteriores si sustituimos las formas verbales haya y halla por sus respectivos infinitivos:

– Quien haber recogido, se puede marchar. →Quien hallar recogido, se puede marchar.

– Es una suerte que nos haber tocado el premio. →Es una suerte que nos hallar tocado el premio.

– Busca un sitio tranquilo, donde no haber ruidos. →Busca un sitio tranquilo, donde no hallar ruidos.

– La catedral hallarse en obras. →La catedral haberse en obras.

– Luisa, hallar una solución cuanto antes. →Luisa, haber una solución cuanto antes.

 


Imágenes a partir de ilustraciones de Mónica Roig.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

La dirección de correo electrónico solamente será utilizada para responder a tu comentario.